Calculadoras del sistema de Leibniz

    El aritmómetro de Thomas, de Colmar: es la primera máquina de calcular fabricada industrialmente. El primer modelo apareció en 1822 y se estuvo fabricando hasta bien entrado el siglo XX.


Fotografía de una variante fabricada por Burkhardt


 

    Las máquinas MADAS: la primera de ellas evolucionó directamente del aritmómetro de Colmar, y apareció en 1908, pero con un gran avance: era capaz de realizar las divisiones automáticamente, es decir el usuario solo debía de encargarse de dar vueltas a la manivela hasta que oyera el timbre que indicaba fin de operación. MADAS son las iniciales de "Multiplication, Automatic División, Addition and Substraction". En sucesivas versiones se consiguió también la multiplicación automática, mucho más compleja de realizar mecánicamente que la división. Se estuvieron fabricando hasta los años 50.


MADAS (1908)

 

    

MADAS BTG-20 (1955). Este modelo tiene una gran precisión y era muy cara en su tiempo. Tiene multiplicación y división automática, así como la capacidad de realizar multiplicaciones encadenadas y memoria acumulativa

    

     CURTA: esta máquina tiene una historia particular, su diseño fue realizado por Curt Herzstark en un campo de concentración nazi. Es la última máquina mecánica manual, fue fabricada en 1948. En su época fue revolucionaria por su pequeño tamaño, es casi una pieza de relojería de precisión con unos costes de fabricación muy elevados, y por lo tanto unos precios de mercado muy altos.


CURTA Mod. I y II (1948)