Complex Calculator

 

    La Complex Calculator fue construida por George R. Stibitz en los laboratorios Bell en 1939. En un principio construyó un prototipo basado en relés telefónicos, fue una máquina sumadora binaria, la primera calculadora binaria electromecánica, a este prototipo lo denominó "Model K" (K de kitchen, cocina en inglés, porque la construyó en la mesa de la cocina de su casa). Tras este prototipo diseñó y construyó dispositivos multiplicadores y divisores binarios.






Sumadora binaria

    Stibitz convenció a los laboratorios Bell de que era capaz de construir una calculadora que podría realizar operaciones con números complejos, así nació la Complex Calculator en 1939 (conocida también como Bell Labs Relay Computer Model I o como Bell Telephone Labs Computer Model I) siendo la primera calculadora binaria de la historia. La entrada de datos se realizaba a través de teletipos y estaba compuesta por unos 400 relés telefónicos.

    En 1940, durante un congreso de la Sociedad Americana de Matemáticas en Hanover, Stibitz realizó una espectacular demostración: conectó un teletipo a la Complex Calculator, que se encontraba en Nueva York, utilizando para ello la red telegráfica. Se podía encargar una tarea desde Hanover a la máquina, obteniendo la respuesta en menos de un minuto, siendo la primera vez que se realizaba "un trabajo a distancia".


Stibitz junto al modelo K

    A pesar de todo, las posibilidades de la Complex Calculator eran limitadas, por lo que a esta primera calculadora siguieron otras.

    En 1942 se terminó la Relay Interpolator (o Bell Labs Relay Computer Model II) que incorporaba el cálculo de polinomios de interpolación y usaba como entrada tarjetas perforadas, pero no se la puede considerar una calculadora de propósito general. Como tampoco lo fue su sucesora, la Ballistic Computer (o Bell Labs Relay Computer Model III), acabada en 1944 y que fue usada durante la Segunda Guerra Mundial y hasta 1958 para el cálculo de tablas de tiro.

    La primera calculadora multifunción de esta serie fue la Bell Labs Relay Computer Model V. Realizada en 1946, compuesta por unos 9000 relés, pesaba unas 10 toneladas y ocupaba 105 m2. Era capaz de realizar una suma de dos números de siete cifras en 300 milisegundos, su multiplicación en un segundo y su división en 2.2 segundos.



           volver al indice de máquinas